Todos los derechos reservados, ver el aviso legal para más información.

Portada
Inicio

Historia cambios

Subir fotos +

Libro de visitas

Enlaces

Info. Gnral. +
Historia +
Fiestas
Costumbres

Cosas curiosas +

La Iglesia +
El potro

El Verde
La Piedra
Los Bichos

Imágenes +
Report. 1976 +

La mesa
El dialecto +
Las letras +

Testimonios


Mapa del sitio
Info del sitio

mail Contacto
Arevalillo Logo foto0 foto1 foto2 foto3 foto4 foto5

Las poesías de Ramiro

Resulta que ... Otros tiempos Los pastores La siega Fuentes

Fuentes


Ramiro Sánchez (poesías 2008)


Los Alcaldes de los pueblos
No tenían, ni un duro para gastar
Pero lo que si tenían
Era mucha autoridad.

Ahora se hacen muchas obras
Con presupuesto estatal
Antes se hacían menos
Pero todas, a prestación personal.

En todos los Ayuntamientos
Figuraba en primer lugar
Una lista de vecinos
En edad de trabajar.

Se limpiaba en común
Los caminos y senderos
El pilón y las fuentes
El río y abrevaderos.

Siempre existían tres fuentes
Dentro del casco urbano
Como siempre estaban llenas
Se sacaba el cántaro con la mano.

Las fuentes se las limpiaba
Una vez todos los años
Para retirar las piedras
Y también quitar el barro.

Los Alcaldes de los pueblos
Los trabajos repartían
Y aquellos que los prestaban
Los apuntaban el día.

Los vecinos de los pueblos
En todos estos trabajos
Unos llevan pala y pico
Otros la yunta y el carro.

Había familias numerosas
Las mujeres eran fuertes
Con sus cubos y banquetas
A lavar ropa a las fuentes.
La fatiga del camino
Y el peso mal repartido
Había más inconvenientes
La lluvia, el calor y el frió.

Al llegar al lavadero
Alguna ventaja encuentran
Tenían caseta, para refugio
De las lluvias y tormentas.

La época del invierno
Aquello era inhumano
Salía el agua muy fría
Se congelaban las manos.

En los meses de verano
Aquello era todo un gozo
Corría muy bien el aire
A la sombra de los chopos.

Las otras dos estaciones
Eran las más llevaderas
Cuando empezaba el otoño
Y al venir la primavera.

De las tres pozas que había
Las solían utilizar
Dos para lavar la ropa
Y la otra para aclarar.

Para secar bien la ropa
Si el día no está nublado
Se ponía en las paredes
O en la hierba de los prados.

Cuando hacía malo el tiempo
Se seguía las costumbres
De secar la ropa, en las sillas y bancos
Alrededor de la lumbre.

La Poza era de cemento
Y de piedra las orillas
Allí lavaban las mujeres
Con banqueta y de rodillas.

Cuando cortaron el agua
Para llevarla al pueblo
Las mujeres se disgustan
Al perder sus lavaderos.

A partir de esas fechas
Sólo tenían dos opciones
Lavar en Fuente movía
O lavar en los charcones.

Algunas se lamentaban
Otras bendecían la hora
Al tener el agua en casa
Pusieron la lavadora.


^^Arriba^^


En línea desde dic-2003 (Version 3.0) Desarrollado por Albae Última actualización: 2015-03-06 Visitas: